Sopas y Cremas


Receta de caldo o sopa de pescado y rosejat de gambas

Receta de caldo o sopa de pescado y rosejat de gambas

Uno de los recuerdos mas persistentes que tengo desde que era un niño y que, a medida que pasan los años, no ha dejado de asaltarme cada vez que llega a mi pituitaria es el aroma que desprende el caldo del que vamos a hablar y que me retrotrae a escenas de mi infancia que creía olvidadas. Mas o menos me pasa como a Marcel Proust  cuando nos relata, en uno de sus libros mas famosos,  el recuerdo que le asalto de su infancia cuando le llego el aroma de la magdalena que se estaba comiendo.

Se trata de un caldo de pescado de receta mixturizada por las varias influencias que en mi familia se han dado y que mi abuela consiguió compilar hasta llegar a este elixir de aroma intenso y sabor delicioso que te permite una gran variedad de aplicaciones dentro del espectro de la cocina con pescado.

Caldo, sopa y rosejat con gambas


receta sopa de miso misoshiru

receta sopa de miso misoshiru

Ahora que viene el frío, no hay como una reconfortante sopa de miso calentita, para devolvernos a la vida al llegar a casa. Muy buena incluso para desayunar, como opinan miles de japoneses. En cualquier tienda de productos asiáticos tenéis todos los ingredientes para esta receta, muy rápida y fácil de hacer.

En Japón, la calidad de un caldo se mide por su transparencia y riqueza aromática. Esta sopa sirve como base para otras muchas, pudiendo utilizar pescados, mariscos, fideos... ya veréis como es mucho mejor esta manera de hacerla que la que podáis comprar "de sobre" (que es la que ponen en la mayoría de los restaurantes).

Sopa de Miso (Misoshiru)


Receta de cocina curry verde de gambas y vieiras

Esta receta de Thai Green Curry, típico de la cocina de Tailandia, utilizando gambas y vieiras en lugar de pollo, puede marcar la diferencia en una cena con amigos, intenso, fragante y picante, no deja indiferente a ningún auténtico gourmet.

Receta de cocina curry verde de gambas y vieirasPara mi, la cocina Thai es una de las mejores. Cuando en Bangkok o en Koh Samui pides un curry, tienes que repetir veinte veces la frase "mei pet" (poco picante) y aun así hay altas probabilidades de que este tan heavy que no puedas ni probarlo, tengamos en cuenta que ellos no conciben un plato con menos de cinco guindillas picadas por ración, incluidos muchos postres. La ventaja es que podemos adaptarlo a nuestros gustos, aunque si no te va el picante mejor olvida esta receta.

Curry verde de gambas y vieiras