Calamar en aceite

[Total:6    Promedio:3.8/5]

Receta de calamar en aceite

El calamar en aceite o calamar con tapa es una receta típica de Almería,  muy sencilla, que nos sorprendió inmensamente en nuestras últimas vacaciones por Cabo de Gata. Aprovecho para decir que esta tierra lo tiene todo: tapas, buena cocina, paisajes magníficos y gente estupenda, valga el publicar esta receta para agradecer lo feliz que estuvo mi familia por allí. ¡A por ella!

Ingredientes (para 4 personas)

  • Un calamar de potera por barba (grandes que merman bastante)
  • 4 dientes de ajo
  • 3 hojas de laurel
  • Un vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen
  • Pimienta negra en grano
  • Sal

Preparación

Cuando compremos los calamares pedimos que nos los limpien, pero sin quitarles la piel, que le da un aspecto estupendo y mejora el sabor.

En una cazuela más bien plana o en una fuente de barro ponemos los calamares limpios uno hacia cada lado, salándolos y haciéndoles una incisiones en la parte superior, pero sin que lleguen a cortar la mitad inferior del calamar, al cocinarse esto le dará mejor aspecto y permite que se haga mejor por dentro.

Damos un golpe a los dientes de ajo con la parte plana del cuchillo para utilizarlos aplastados pero con piel y todo, los repartimos por la cazuela.

Añadimos las hojas de laurel también repartidas y 10 o 12 granos de pimienta negra, regamos todo con aceite de oliva virgen y finalmente añadimos el vaso de vino, todo en frío.

Tapamos la cazuela y ponemos a fuego medio durante 10 minutos, destapándolo lo menos posible. Pasados estos 10 minutos damos la vuelta a los calamares y lo dejamos otros 5 minutos también tapado, pasado este tiempo ya estarán listos,(debe haberse consumido casi todo el vino). Si se hacen mucho más tiempo pueden ponerse duros.

Hay que tener en cuenta que si se hace la receta con calamares que han estado congelados soltarán mucha agua y aunque estarán buenos no será lo mismo.

Acabado y presentación

Se presentan en la misma cazuela en que se han preparado para que el comensal la destape y alucine con el aroma, acompañarlo de cerveza o un vino blanco muy frio al gusto y a gozarla.

La salsa resultante de este plato es de las que no se olvidan, se puede mojar pan hasta reventar, probadla y me contáis.
¡Que aproveche!

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.