Al túmulo de la paleta de jabugo en la cocina

[Total:1    Promedio:5/5]
Voto a Dios que me encanta esta belleza
y que diera un doblón por describilla,
porque ¿a quién no sorprende y maravilla
esta carne sublime, esta manteca?

Por Jesucristo vivo, cada pieza
vale más de un millón, y que su jugo
perdura más de un siglo, ¡Oh gran Jabugo,
Ibérico triunfante en honor y nobleza!

Hasta el último ápice del muerto
en el caldo hoy ha dejado
su sabor a gloria eternamente.

Esto oyó mi nieto pequeño y dijo: “Es cierto
cuanto dices, mi querido abuelo,
Y el que dijera lo contrario, miente”

Y luego, suspirando incontinente,
sujetó el jamonero, requirió el cuchillo
miro de reojo, y lloró el muy pillo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.